lunes, 10 de diciembre de 2012

ODA AL CHORIPAN


En el día de los Derechos Humanos y del regreso formal a la Democracia hace 29 años, un cariñoso homenaje a nuestro querido compañero de tantas horas difíciles y felices, artífice de la democracia verdadera, acusado injustamente tantas veces por los que nada entienden a la hora de las causas y los efectos. 

Querido Choripán
Amigo nuestro
Amigo de los amigos
Y de los amigos de los amigos:

Nosotros
Los del aluvión zoológico
Los descamisados
Los cabecitas
Los zurditos de mierda
Los subversivos del orden del caviar
Los apaleados de siempre
De todas las banderas
De todos los colores
Queremos cantarte
 nuestro Homenaje
Entregarte nuestro Nobel 
Nuestro Oscar
El que sale de la panza satisfecha
Y el corazón contento

(Y el con razón contento...)

Querido choripán
Vos que sufriste
Por nuestro amor a tus olores
Y tu sabor a pueblo festejando
Señalado por tristes dedos tristes
De los que no se manchan la corbata
Que te culpan de nuestras emociones desbordadas
De los días de los actos en la plaza
De las vigilias de las leyes
De los paros
De los rejuntes de cualquier laya
Que pongan en peligro
El mundo pequeño y sucio que se armaron
A imagen y semejanza de sus cuentas bancarias.

Querido Choripán
Vos que sos todo amor
Y a veces sos algo de rabia
Nunca odio
Apenas rabia
Acompañando las previas
De aquellas primeras marchas
Te acordás?
Treinta años ya…
Cuanta agua bajo los puentes del tiempo…
En patios clandestinos
Vos vigilando desde las brasas
Que no se infiltraran los ortibas
Acompañando las palabras
De romper el miedo al miedo
Entre otras cosas
Que nos habían robado descaradamente
Estabas vos
Y la gente te extrañaba
Quería verte volver
De la mano del que fuera
Birra
Coca
Totín
Lo que fuera
Mientras nos acompañaras

Y así fue
Primero 
Marzo, treinta, te acordás?
Ya treinta años…
Después tu ausencia rabiosa y enlutada
Por las balas de la guerra
Y un diciembre con Dalmiro muerto
Salimos a recuperarte
Con nuestra dignidad y nuestra vida
En una calle llena de amor
Definitiva
multitudinaria
Y regresaste para ya no irte
De las excusas fáciles
En boca de los que no te comen
Al pie del fuego
Junto a la Dama Juana
Sino en salones donde se mide
En choripanes
El amor de los Otros por la Patria


Treinta años pasaron de esos días
De tristeza
De temor
Desesperanza
De recuerdos gloriosos
De otros días en los que vos reinabas
Hay tantos pibes
Hoy en Nuestra Calle
Que son hijos
sin saberlo
de tu picante magia…
Tanto noviazgo consumado
Entre tus panes
y tu abrasadora urgencia
que sólo el tinto apaga…
Te hiciste amor
A fuerza de seguirnos
Pintando por las noches
Consignas de Mañana
Sellando decisiones
De asambleas
Regresos por las madrugadas
De los que supieron mezclar
En su existencia
Felicidad con militancia

Querido Choripán
Sin vos no hay democracia
No hay fiesta popular
A la alegría le falta el humo
Al coraje
le grasa…
Sin vos
Qué dirán los dedos tristes
Qué señalarán como la causa
De tanta lealtad a nosotros mismos
De tanto amor a la tierra
Que no entienden
Porque es amor sin papeles
Sin renta por hectárea
Sin precio de reventa
Sin especulación inmobiliaria
A quién culparan
Cuando nos faltes
De llenar la plaza
De meter las patas en la fuente
Para gritar a quién no quiere oírlo
Que estamos orgullosos
De saber
Cuánto te merecemos
Jornada tras jornada

Querido Choripán
gracias por todo
Jamás
Jamás de los jamases
Te cambiaríamos
Por burguer foránea

Vos chorreás el olor
Del pan bueno
El sabor
de la infancia
El calor
De la juventud que lucha
La mezcla justa
De la vejez sabia…

Querido Choripán
Nunca nos dejes…
Brindamos por estos treinta años
Por otros treinta
Y otros
Y otros más
Y otros

Nunca te vayas!

domingo, 9 de diciembre de 2012

El ladrón de cerezas



Una mañana temprano, 
mucho antes del primer canto del gallo,
despertado por un silbido, me asomé a la ventana. 
Subido a un cerezo -el alba inundaba mi jardín-, 
había sentado un joven con el pantalón remendado 
que cogía alegremente mis cerezas. 
Al verme
me saludó con la cabeza, mientras con ambas manos 
pasaba las cerezas de las ramas a sus bolsillos. 
Largo rato, de vuelta ya en mi cama,
le estuve oyendo silbar su alegre cancioncilla...

Bertolt Brecht


sábado, 8 de diciembre de 2012

Canción de San jamás



Todo aquel que nació en cuna pobre, 
sabe que el pobre se ha de sentar,
un buen día, en un trono dorado: 
¡ése es el día de San Jamás!

En este día de San Jamás 
en trono de oro se sentará.

La bondad tendrá un precio ese día, 
el cuello costará la maldad,
y mérito y ganancia, en ese día, 
se cambiarán el pan y la sal.

En ese día de San jamás
se cambiarán el pan y la sal.

Crecerán sobre el cielo las hierbas, 
la piedra el río remontará,
y el hombre será bueno. Un edén 
será el mundo sin que sufra más.

En ese día de San Jamás 
un paraíso el mundo será.

Ese día seré yo aviador, 
tú ese día serás general, 
tendrá trabajo el hombre parado, 
la mujer pobre descansará.

En ese día de San jamás
mujer pobre, tú descansarás. 

Pero es muy larga ya nuestra espera.
Por lo tanto, todo esto será
no mañana por la mañana, sino 
antes que el gallo empiece a cantar.

En este día de San Jamás
antes que el gallo empiece a cantar.


Bertolt Brecht

viernes, 7 de diciembre de 2012

Algunas preguntas para un "hombre bueno"




Bueno, pero ¿para qué?
Dices que no eres sobornable,
pero el rayo que cae sobre la casa tampoco es sobornable.
De lo que una vez has dicho no te retractas.
Pero, ¿qué has dicho?
Dices que eres honesto, que lo que piensas lo dices.
Pero, ¿qué piensas?
Que eres valiente. ¿Contra quién?
Que eres sabio. ¿Para quién?
No te preocupa tu beneficio personal.
¿El de quién entonces?
Que eres un buen amigo. ¿De buena gente?
Entonces escucha: sabemos que eres nuestro enemigo.
Por eso ahora vamos a mandarte al paredón.
Pero teniendo en cuenta tus méritos y tus buenas cualidades, 
será un buen paredón, y te dispararemos 
con buenas balas de buenos fusiles 
y te enterraremos con una buena pala en una buena tierra.


Nuestras derrotas no demuestran nada...
Cuando los que luchan contra la injusticia
muestran sus caras ensangrentadas,
la incomodidad de los que están a salvo es grande.

¿Por qué se quejan ustedes?, les preguntan.
¿No han combatido la injusticia? Ahora
ella los derrotó.
No protesten.

El que lucha debe saber perder
El que busca pelea se expone al peligro.
El que enseña la violencia
no debe culpar a la violencia.

Ay, amigos.
Ustedes que están asegurados,
¿por qué tanta hostilidad?
¿Acaso somos
vuestros enemigos los que somos
enemigos de la injusticia?

Cuando los que luchan contra la injusticia
están vencidos,
no por eso tiene razón la injusticia.

Nuestras derrotas lo único que demuestran
es que somos pocos
los que luchan contra la infamia.
Y de los espectadores, esperamos
que al menos se sientan avergonzados.

Bertolt Brecht



jueves, 6 de diciembre de 2012

¿De qué le sirve poder dudar a quien no puede decidirse?


Loa de la duda, de Bertolt Brecht: "Tú, que eres un dirigente, no olvides
que lo eres porque has dudado de los dirigentes. 
Permite, por lo tanto, a los dirigidos dudar."

Loada sea la Duda!
Os aconsejo que saludeis serenamente y con respeto
a aquel que pesa vuestra palabra como una moneda falsa. 
Quisiera que fueseis avisados y no dierais
vuestra palabra demasiado confiadamente.

Leed la historia. Ved
a ejércitos invencibles en fuga enloquecida. 
Por todas partes
se derrumban fortalezas indestructibles,
y de aquella Armada innumerable al zarpar 
podían contarse
las naves que volvieron.

Así fue como un hombre ascendió un día a la cima inaccesible, 
y un barco logró llegar
al confín del mar infinito.
¡Oh hermoso gesto de sacudir la cabeza 
ante la indiscutible verdad!
¡Oh valeroso médico que cura 
al enfermo ya desahuciado!

Pero la más hermosa de todas las dudas
es cuando los débiles y desalentados levantan su cabeza 
y dejan de creer
en la fuerza de sus opresores.

¡Cuánto esfuerzo hasta alcanzar el principio! 
¡Cuántas víctimas costó!
¡Qué difícil fue ver
que aquello era así y no de otra forma!
Suspirando de alivio, un hombre lo escribió un día en el 
libro del saber.

Quizá siga escrito en él mucho tiempo y generación tras 
generación
de él se alimenten juzgándolo eterna verdad. 
Quizá los sabios desprecien a quien no lo conozca. 
Pero puede ocurrir que surja una sospecha, que nuevas 
experiencias
hagan conmoverse al principio. Que la duda se despierte.

Y que, otro día, un hombre, gravemente, 
tache el principio del libro del saber.
Instruido
por impacientes maestros, el pobre oye
que es éste el mejor de los mundos, y que la gotera
del techo de su cuarto fue prevista por Dios en persona. 
Verdaderamente, le es difícil
dudar de este mundo.
Bañado en sudor, se curva el hombre construyendo la casa 
en que no ha de vivir.

Pero también suda a mares el hombre que construye su 
propia casa.
Son los irreflexivos los que nunca dudan.
Su digestión es espléndida, su juicio infalible.
No creen en los hechos, sólo creen en sí mismos. Si llega el 
caso,
son los hechos los que tienen que creer en ellos. Tienen 
ilimitada paciencia consigo mismos. Los argumentos 
los escuchan con oídos de espía.

Frente a los irreflexivos, que nunca dudan, 
están los reflexivos, que nunca actúan. 
No dudan para llegar a la decisión, sino 
para eludir la decisión. Las cabezas
sólo las utilizan para sacudirlas. Con aire grave 
advierten contra el agua a los pasajeros de naves 
hundiéndose.

Bajo el hacha del asesino,
se preguntan si acaso el asesino no es un hombre también. 
Tras observar, refunfuñando,
que el asunto no está del todo claro, se van a la cama. 
Su actividad consiste en vacilar.
Su frase favorita es: «No está listo para sentencia.» 
Por eso, si alabáis la duda,
no alabéis, naturalmente,
la duda que es desesperación.

¿De qué le sirve poder dudar 
a quien no puede decidirse? 
Puede actuar equivocadamente 
quien se contente con razones demasiado escasas, 
pero quedará inactivo ante el peligro
quien necesite demasiadas.
Tú, que eres un dirigente, no olvides
que lo eres porque has dudado de los dirigentes. 
Permite, por lo tanto, a los dirigidos
dudar.



Bertolt Brecht


miércoles, 5 de diciembre de 2012

No aceptes



No.
No aceptes lo habitual como cosa natural.
Porque en tiempos de desorden,
de confusión organizada,
de humanidad deshumanizada,
nada debe parecer natural.
Nada debe parecer imposible de cambiar. 



Bertolt Brecht

martes, 4 de diciembre de 2012

Preguntas de un obrero ante un libro


Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó? 
En los libros figuran los nombres de los reyes. 
¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra? 
Y Babilonia, destruida tantas veces,
¿quién la volvió a construir otras tantas? ¿En qué casas
de la dorada Lima vivían los obreros que la construyeron? 
La noche en que fue terminada la Muralla china, 
¿adónde fueron los albañiles? 

Roma la Grande
está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió? 
¿Sobre quiénes triunfaron los Césares? 

Bizancio, tan cantada,
¿tenía sólo palacios para sus habitantes? 

Hasta en la fabulosa Atlántida,
la noche en que el mar se la tragaba, los habitantes clamaban 
pidiendo ayuda a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India. 
¿Él solo?
César venció a los galos.
¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero? 
Felipe II lloró al hundirse
su flota. ¿No lloró nadie más?
Federico II venció en la Guerra de los Siete Años. 
¿Quién  venció, además?


Una victoria en cada página.
¿Quién cocinaba los banquetes de la victoria? 


Un gran hombre cada diez años.
¿Quién pagaba sus gastos?

Una pregunta para cada historia.



Bertolt Brecht


lunes, 3 de diciembre de 2012

Palabras de un obrero a un médico


¡Nosotros sabemos lo que nos enferma!
Cuando nos sentimos mal nos enteramos
que eres tú el que nos va a curar.

Durante diez años, nos dicen,
en hermosas escuelas
construidas con dineros del pueblo,
aprendiste a curar, y tu ciencia,
te ha costado una fortuna.
Tienes que saber curar.

¿Sabes curar?

En tu consultorio
nos arrancan los harapos
y tu aplicas el oído a nuestros cuerpos desnudos.
Una mirada a los harapos te informaría mejor
sobre la causa de nuestra enfermedad. La misma causa
desgasta nuestros cuerpos y nuestras ropas.

Dices que el dolor en el hombro
proviene de la humedad, de la que
también proviene la mancha que hay en la pared de nuestra casa.
Dinos entonces:
¿De dónde proviene la humedad?

Exceso de trabajo y falta de comida
nos hacen flacos y débiles.
Tu receta dice:
"Tiene que aumentar de peso".
Es como decirle al junco
que no debe mojarse.

¿Cuánto tiempo nos dedicas?
Es evidente: la alfombra de tu casa
cuesta tanto como cinco mil consultas.

Probablemente dirás que eres inocente.
La mancha de humedad en la pared de nuestra casa
dice lo mismo.

Dr. Favaloro.
Bertolt Brecht    

        

domingo, 2 de diciembre de 2012

No me vengas con el caballo cansado...



SI...
Si conservas tu serenidad,cuando todos a tu alrededor la pierden y te echan la culpa;
Si puedes confiar en ti mismo, aunque los demás duden de ti;
Si eres capaz de esperar sin cansarte;
Si eres capaz de perdonar una mentira;
Si sintiéndote odiado, no sabes odiar;
Si puedes soportar oír como la verdad que tu has dicho, muchos la mal interpretan;
Si ni amigos ni enemigos pueden dañarte;
Si puedes soñar,sin que tus sueños te dominen;
Si sabes pensar sin querer imponer tus pensamientos..

DESPUES NO TE QUEJES CUANDO TODOS
a tu alrededor pierdan la calma y te echen la culpa DE TODO;
duden de ti sin motivos;
crean que puedes esperar eteeeernamente sin cansarte;
que eres capaz de perdonar tooooodaaaaass las mentiras;
que pueden pisotearte porque total, no sabes odiar;
que puedes soportar para siempre que te malinterpreten;
que nada es capaz de dañarte;
y que tus sueños no valen una poronga porque ni siquiera por ellos te juegas;
o que no eres capaz de pensar sólo porque te niegas a imponer tus pensamientos...

Es probable que hayas alcanzado la plenitud, que hayas llegado a ser persona y que todos te amen, pero también es probable que te importe ya un carajo para entonces...

sábado, 1 de diciembre de 2012

O todos o ninguno

Día de la Lucha Mundial contra el SIDA
Esclavo, ¿quién te liberará?
Los que están en la sima más honda 
te verán, compañero,
tus gritos oirán.
Los esclavos te liberarán.

O todos o ninguno. O todo o nada. 
Uno sólo no puede salvarse.
O los fusiles o las cadenas.
O todos o ninguno. O todo o nada.

Hambriento, ¿quién te alimentará? 
Si tú quieres pan, ven con nosotros, 
los que no lo tenemos.
Déjanos enseñarte el camino. 
Los hambrientos te alimentarán.

O todos o ninguno. O todo o nada. 
Uno sólo no puede salvarse.
O los fusiles o las cadenas.
O todos o ninguno. O todo o nada.

Vencido, ¿quién te puede vengar? 
Tú que padeces heridas,
únete a los heridos.
Nosotros, compañero, aunque débiles, 
nosotros te podemos vengar.

O todos o ninguno. O todo o nada. 
Uno sólo no puede salvarse.
O los fusiles o las cadenas.
O todos o ninguno. O todo o nada.

Hombre perdido, ¿quién se arriesgará? 
Aquel que ya no pueda soportar
su miseria, que se una a los que luchan 
porque su día sea el de hoy
y no algún día que ha de llegar.

O todos o ninguno. O todo o nada. 
Uno sólo no puede salvarse.
O los fusiles o las cadenas.
O todos o ninguno. O todo o nada.
Bertolt Brecht (1898-1956)

                                    

viernes, 30 de noviembre de 2012

Yo no sé lo que es un hombre...


Canción del comerciante
Río abajo hay arroz,
río arriba la gente necesita el arroz. 
Si lo guardamos en los silos,
más caro les saldrá luego el arroz.
Los que arrastran las barcas recibirán aún menos. 
Y tanto más barato será para mí.
Pero ¿qué es el arroz realmente?


¡Yo qué sé lo que es el arroz! 
¡Yo qué sé quién lo sabrá! 
Yo no sé lo que es el arroz. 
No sé más que su precio.


Se acerca el invierno, la gente necesita ropa. 
Es preciso, pues, comprar algodón
y no darle salida.
Cuando el frío llegue, encarecerán los vestidos.
Las hilanderías pagan jornales excesivos. 
En fin, que hay demasiado algodón. 
Pero ¿qué es realmente el algodón?

¡Yo qué sé lo que es el algodón! 
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es el algodón. 
No sé más que su precio.

El hombre necesita abundante comida 
y ello hace que el hombre salga más caro. 
Para hacer alimentos se necesitan hombres. 
Los cocineros abaratan la comida,
pero la ponen cara los mismos que la comen. 
En fin, son demasiado escasos los hombres. 
Pero ¿qué es realmente un hombre?

¡Yo qué sé lo que es un hombre! 
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es un hombre. 
No sé más que su precio.

Bertolt Brecht (1898-1956)

jueves, 29 de noviembre de 2012

Esto quiero decirles

Me pregunto: ¿Para qué hablar con ellos?
Compran sabiduría, para luego venderla.
Quieren saber donde hay sabiduría barata
para venderla cara. Entonces,
¿por qué iban a querer conocer el argumento
que habla contra la compra y la venta?

Quieren el éxito.
En contra del éxito no quieren oir nada.
No quieren ser sometidos.
Quieren someter.
No quieren el progreso.
Quieren la ventaja.

Son obedientes a todo aquel
que les promete que darán órdenes.
Son capaces de sacrificarse
para que quede en pie la piedra del sacrificio.

Qué voy a decirles a esos, pensé. Esto
quiero decirles, decidí.

Bertolt Brecht (1898-1956)   

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Carta de José Hernández a su editor


En su primera publicación, un 28 de noviembre de 1872



Señor, D. José Zoilo Miguens

Querido amigo: 
Al fin me he decidido a que mi pobre Martín Fierro, que me ha ayudado algunos momentos a alejar el fastidio de la vida de hotel, salga a conocer el mundo, y allí va acogido al amparo de su nombre.
No le niegue su protección, Vd. que conoce bien todos los abusos y desgracias de que es víctima esa clase desheredada de nuestro país. Es un pobre gaucho, con todas las imperfecciones de forma que el arte tiene todavía con ellos, y con toda la falta de enlace en sus ideas, en las que no existe siempre una sucesión lógica, descubriéndose frecuentemente entre ellas, apenas una relación oculta y remota.
Me he esforzado, sin presumir haberlo conseguido, en presentar un tipo que personificara nuestros gauchos, concentrando el modo de ser, de sentir, de pensar y de expresarse que les es peculiar; dotándolo con todos los juegos de su imaginación llena de imágenes y de colorido, con todos los arranques de su altivez, inmoderados hasta el crimen, y con todos los impulsos y los arrebatos, hijos de una naturaleza que la educación no ha pulido y suavizado. Cuantos conozcan con propiedad el original, podrán juzgar si hay o no semejanza con la copia.
Quizá la empresa habría sido para mi más feliz y de mejor éxito, si sólo me hubiera propuesto hacer reír a costa de su ignorancia, como se halla autorizado por el uso, en este género de composiciones; pero mi objeto ha sido dibujar a grandes rasgos, aunque fielmente, sus costumbres, sus trabajos, sus hábitos de vida, su índole, sus vicios y sus virtudes; ese conjunto que constituye el cuadro de su fisonomía moral, y los accidentes de su existencia llena de peligros, de inquietudes, de inseguridad, de aventuras y de agitaciones constantes.
Y he deseado todo esto, empeñándome en imitar ese estilo abundante en metáforas, que el gaucho usa sin conocer y sin valorar, y su empleo constante de comparaciones tan extrañas como frecuentes; en copiar sus reflexiones con el sello de la originalidad que las distingue y el tinte sombrío de que jamás carecen, revelándose en ellas esa especie de filosofía propia que, sin estudiar, aprende en la misma naturaleza; en respetar la superstición y sus preocupaciones, nacidas y fomentadas por su misma ignorancia; en dibujar el orden de sus impresiones y de sus afectos, que él encubre y disimula estudiosamente; sus desencantos, producidos por su misma condición social, y esa indolencia que le es habitual hasta llegar a constituir una de Ias condiciones de su espíritu; en retratar, en fin, lo más fielmente que me fuera posible, con todas sus especialidades propias, ese tipo original de nuestras Pampas, tan poco conocido por lo mismo que es difícil estudiarlo, tan erróneamente juzgado muchas veces, y que, al paso que avanzan las conquistas de la civilización, va perdiéndose casi por completo.
Sin duda que todo esto ha sido demasiado desear para tan pocas páginas, pero no se me puede hacer un cargo por el deseo, sino por no haberlo conseguido.
Una palabra más, destinada a disculpar sus defectos. Páselos Vd. por alto, porque quizá no lo sean todos los que, a primera vista, puedan parecerlo, pues no pocos se encuentran allí como copia o imitación de los que lo son realmente.
Por lo demás, espero, mi amigo, que Vd. lo juzgará con benignidad, siquiera sea porque Martín Fierro no va de la ciudad a referir a sus compañeros lo que ha visto y admirado en un 25 de Mayo u otra función semejante, referencias algunas de las cuales, como el Fausto y varias otras, son de mucho mérito ciertamente, sino que cuenta sus trabajos, sus desgracias, los azares de su vida de gaucho, y Vd. no desconoce que el asunto es más difícil de lo que muchos se lo imaginarán.
Y con lo dicho basta para preámbulo, pues ni Martín Fierro exige más, ni Vd. gusta mucho de ellos, ni son de la predilección del público, ni se avienen con el carácter de Su verdadero amigo, 

José Hernández      

jueves, 22 de noviembre de 2012

Curiosidades musicales...

...en el Día de la Música!

¿CUÁNDO NOS CAMBIARON LA FRECUENCIA DE 432Hz a 440Hz?
 Y POR QUÉ? 
Un ministro de propaganda nazi llamado Joseph Goebels creó un decreto universal en 1939 por el cuál se instaba a todo el mundo a afinar el LA musical a 440 Hertzios, en lugar de a 432 Hz, frecuencia a la que se afinaba toda la música hasta el momento. Desde 1939 hasta hoy en día se ha entonado a
 esa frecuencia.

Esto provoca en la gente pensar y sentir de una manera determinada y se la mantiene sumida en un desorden interno. En 1953 el decreto de Goebels fue aprobado por parte de la Organización Internacional de Normalización (ISO).
Esto ocurrió a pesar de los esfuerzos de un gran número de músicos franceses que apoyados por el Conservatorio de París, organizaron un referéndum para preservar el LA afinado a 432 Hz.
El LA afinado a 432hz ha estado oculto al mundo por ser el punto de balance sónico de la naturaleza.
“432 Hz vibra en los principios de la media de oro PHI y unifica las propiedades de la luz, tiempo, espacio, materia, gravedad y el magnetismo con la biología, el código del ADN y la conciencia.
La afinación natural a 432 Hz tiene efectos profundos en la consciencia y también en el nivel celular de nuestro cuerpo.
“Por la re-sintonización de instrumentos musicales y el uso de la afinación de concierto a 432 hertzios en vez de 440 hertzios, tus átomos y el ADN empiezan a resonar en armonía con la espiral de PHI de la Naturaleza.” (
Brian T. Collins)


Toda la música que escuchamos en este momento, genera una frecuencia inarmónica con el planeta y con el organismo humano. Una nota hace 12 armónicos, porque pone en resonancia las 12 notas de la escala musical (con medios tonos y sostenidos).
Las notas hacen 12 armónicos, cuando se toca una nota afinada a un LA afinado a 432 Hz. Cuando uno toca en un LA afinado a 440 Hz, sólo se hacen 8 armónicos. La música afinada a 440 Hz es música muy pobre.
La frecuencia del planeta Tierra es de 8 Hz. Las ondas alfa, la frecuencia del cerebro en estado de relajación profunda, son ondas a 8 Hz. Afinar a 440, hace que la base no sea 8, sino 8’25, lo cual significa que los armónicos que generan no son armónicos con el planeta.
El Ser Humano funciona en un rango de frecuencia que va de 16 a 32 Hertzios, lo que equivale en la escala musical, del do al do, o sea, una octava. Afinar a 440 Hz tampoco es armónico con la frecuencia del Ser Humano porque la base es 16,5.


SANACIÓN MEDIANTE SONIDOS: 432 Hz. 
Si escuchamos música a 432hz, que es la frecuencia a la que vibra el universo, podemos entonar la conciencia para potenciar nuestro ser . 


La ciencia ha comenzado a re-descubrir los secretos de la resonancia y su impacto en nuestra salud. Como seres de conciencia, dependemos de la resonancia natural de atraer lo que deseamos para alcanzar el amor, la felicidad, el desarrollo personal, salud y abundancia. Dado que no estamos separados de las vibraciones que son interdependientes en la resonancia positiva para mantener y regular nuestro estado de ánimo y la salud para lograr estos objetivos.
El universo tiene una vibración natural a 432 hz (ciclos por segundo). Los instrumentos musicales estaban afinados a esa frecuencia, lo cual permitía a la gente entonar su conciencia, su ser, con la energía universal. 
432 Hz vibra en los principios de la media de oro PHI y unifica las propiedades de la luz, tiempo, espacio, materia, gravedad y el magnetismo con la biologia, el codigo del ADN y la conciencia. 
Pero un nazi, Joseph Goebels, introdujo la frecuencia del tono "LA = 440 hz" en 1939 como la norma de ajuste para todos los instrumentos musicales y el mundo se ha entonado a esa frecuencia desde entonces. La Organización Internacional de Normalización (ISO) lo aprobó en 1953. Esto permite a la gente pensar y sentir de un manera determinada y mantenerla prisionera de cierta conciencia. 

El cambio de frecuencia a 440 se hizo a pesar de que el Profesor Dussaut del Conservatorio de París escribió un referéndum firmado por 23.000 músicos franceses quienes estaban a favor de la preservación a 432 Hz, para conservar la armonía musical con la vibración musical del universo. Desde entonces, usamos la afinación La=440Hz. 


Las obras clásicas (antiguas) fueron compuestas para un tono La en 432Hz. ¿Ahora te explicas por qué la música de Mozart contribuye al desarrollo de la inteligencia, de la armonía interna de persona, del aumento de la percepción extrasensorial?             
Actualmente hay quienes están procurando retornar a la frecuencia de la Tierra 432 hz. Ejemplo: Pink Floyd. 

La música es capaz de mover grandes cantidades de energía, de producir gran expansión del potencial de desarrollo oculto dentro de cada uno de nosotros y nuestros talentos naturales.
A 432 Hz, se notará al instante que comienzas a sentir calma y tu cuerpo se relajará.
A 440 Hz, tu cuerpo se tensa y tu instinto puede sentir que los 440 hz no es natural.
Las investigaciones indican que la música debe estar basada en frecuencias naturales de sintonía cósmica del universo si ha de ser beneficiosa para la humanidad, así tendría un principio "orgánico". 

El Instituto Schiller pide un cambio de tono de 440 Hz a A432 Hz de nuevo, ya que el 432 Hz está profundamente entrelazado con la naturaleza. 
El reciente re-descubrimiento de la verdadera naturaleza vibratoria de la energía indica que el uso de sintonía a 440 Hz genera un efecto intencional insalubre en el medio ambiente y en los seres vivos. Esto produce un cambio fuera de la naturaleza, de 8 Hz, en cómo pensamos y cómo nuestro ADN regula nuestra constitución genética. El cerebro y el ADN están profundamente conectados al 432 a través de la procesión de los equinoccios y frecuencias cósmicas de 8 hz. 

El tono LA = 432hz es el fundamento de la música, el diseño inteligente en la naturaleza tiene una base armónica en 432 vibraciones por segundo. Un fenómeno natural medido que apoya la idea del 432 Hz que entrelazados en base orgánica es el movimiento del Sol y Saturno. Además, podemos establecer que el verdadero orígen de la medida de un segundo está basada en el movimiento del sol. Hay estudios más profundos basados en el movimiento planetario y tonos armónicos que se prestan más al apoyo de lo "orgánico" basado en los 432 Hz como una fundamento sólido para la estructura musical y regulación de nuestra salud. 
Desde la aparición de esta información, hubo investigaciones de mucha gente, inclusive de Ananda Bosman, Mick Jagger de los Rolling Stones, por los resultados en las reacciones positivas del público, con estas frecuencias de 432. 


Beneficicios de l
a música en 432 hz sana el alma, mente y cuerpo: 
El corazón humano (ritmo cardíaco) ; la doble hélice de ADN (frecuencia de replicación); la función cerebral máxima - sincronización bihemisférica (dos hemisferios del cerebro); el pulso cardíaco fundamental del planeta (resonancia fundamental de la cavidad Schumann); la geometría musical de la creación. 
El ajuste actual de la música sobre la base de 440 Hz no armoniza en cualquier nivel que corresponda al movimiento cósmico, ritmo o vibración natural. La diferencia entre 440 Hz y 432 Hz es sólo 8 vibraciones por segundo, pero es una diferencia perceptible en la experiencia de la conciencia humana.  Al cantar con esta frecuencia, resuena en el interior, se expande la capacidad expresiva, liberando la carga emocional de los bloqueos energéticos, se dirige el uso de la mente, y el expandir de la conciencia. 

La frecuencia en la que nos mete la música afinada a 440 Hz nos hace sentir inseguridad, miedo, angustia y desorden interno. Si la música no está en armonía con el planeta, no está en armonía con el Ser humano y cómo consecuencia se producen alteraciones en ambos.



Para evitar que esto continúe sucediendo, deberíamos afinar la música a 432 Hz. 
Y podemos hacerlo pasando toda nuestra música al ordenador, y utilizar un programa que permita bajar la frecuencia. Esta música después se debe pasar a DVD en lugar de en CD, porque los CD’s no tienen capacidad de manejar 12 armónicos, sólo manejan 8 armónicos, y no serviría de nada porque estaríamos recortando 4 armónicos.

La música grabada en CD es cortante, dura, fría, en cambio grabada en DVD es más cálida porque permite grabar con los 12 armónicos.

Fuentes: Narom - www.narom.org - Diana M. Olarte F. 

martes, 20 de noviembre de 2012

No cualquier Soberanía...

La soberanía es un concepto que se define en torno al poder y se comprende como aquella facultad que posee cada estado de ejercer el poder sobre su sistema de gobierno, su territorio y su población.



El concepto de soberanía no fue manejado ni por griegos ni por romanos. 
Dice Georg Jellinek que la idea de soberanía se forja en la Edad Media y «en lucha con estos tres poderes (la Iglesia, el Imperio romano y los grandes señores y corporaciones) ha nacido la idea de la soberanía, que es, por consiguiente, imposible de conocer sin tener igualmente conocimiento de estas luchas»

El liberalismo subvirtió el concepto de soberanía y concibió dos modalidades de ésta: una, revolucionaria, en la que el pueblo, considerado como un conjunto de individuos, ejerce el sufragio universal (la soberanía popular); otra, conservadora, que reside en un parlamento de voto censitario (la soberanía nacional).

El término soberanía popular se acuñó frente a la tesis de la soberanía nacional. 
La Constitución francesa de 1793 fue el segundo texto legal que estableció que «la soberanía reside en el pueblo»

Jean Jacques Rousseau, en El contrato social, atribuye a cada miembro del Estado una parte igual de lo que denomina la «autoridad soberana» y propuso una tesis sobre la soberanía basada en la voluntad general; el soberano es el pueblo, que emerge del pacto social, y como cuerpo decreta la voluntad general manifestada en la ley.

De acuerdo con las diversas tesis mantenidas hasta la fecha, la soberanía popular implica «que la residencia legal y efectiva del poder de mando de un conjunto social se encuentra y se ejerce en y por la universalidad de los ciudadanos», y particularmente en los Estados democráticos. 
Así el sufragio universal se convierte en un derecho fundamental y la condición ciudadana es igual para todos con independencia de cualquier otra consideración, salvo las limitaciones de edad o juicio.
Nueva versión de David y Goliat

En ocasiones el contenido de esta palabra ha sido oscurecido y deformado, por lo que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones y ser, por tanto, motivo de dudas, incertidumbre y confusión, no hay acuerdo sobre cuál es el objeto buscado por este concepto en el derecho internacional. 
Carré de Malberg, en su Teoría General del Estado, tras analizar y descomponer el concepto de soberanía «en independencia en el exterior y superioridad en el interior del Estado», manifiesta que el concepto parece doble, pero que, en definitiva, «soberanía interna y soberanía externa no son sino los dos lados de una sola y misma soberanía».
Es decir, el derecho de un pueblo a autodeterminarse por medio de las leyes que establece para sostener su convivencia y desarrollo, a que se respete ese derecho por parte de los otros pueblos soberanos de la Tierra. 




domingo, 18 de noviembre de 2012

Cuando se acaban las palabras...


Durante la primera Intifada (1987-1989), los israelíes prohibieron el uso de los colores de la bandera palestina.

“... los israelíes pronto se dieron cuenta de la importancia de esas exposiciones y comenzaron a atacar a la Liga de Artistas Palestinos. Nos obligaron a conseguir permisos para poder exhibir nuestro arte, censuraron e invadieron estudios de artistas. 
Algunos de nosotros fuimos encarcelados, normalmente acusados de haber usado los colores de la bandera palestina. Decían: “Podéis pintar, pero no uséis el rojo, el blanco o el negro”. 
Y te encarcelaban si usabas esos colores. No se podía pintar una amapola, por ejemplo, o una sandía: tenían los colores prohibidos. Muchas veces todo dependía del juicio artístico o del oficial que estuviera al mando.”
Vara Tamari, pintora